lunes, octubre 02, 2006

Coronel Víctor Fajardo García

HOJA DE VIDA
Fajardo sirve: en el Instituto Militar, en los batallones Ayacucho Nº 3, Paucarpata Nº 8, Marzo Nº 9, Puno Nº 12. Jefe instructor de la Asamblea de La Mar, en el Batallón Pungau Nº 10; Subprefecto de la Mar, de Chancay, de Huancayo y de Cangallo (donde se encontraban los pueblos de la actual provincia de Fajardo). Prefecto de Huanuco, Ayudante de Campo del Presidente Prado, Jefe del Batallón Cazadores del Rímac. Segundo Jefe del Batallón América, Jefe del Estado Mayor de la División del Centro, Juez Fiscal en el juicio militar que se siguió a los Jefes y oficiales de la revolución Bedoya.

Es este tiempo obtiene notas de Valor, Aplicación, Capacidad, y Conocimientos teóricos y prácticos.
VER TAMBIÉN:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Coronel Víctor Fajardo García

El coronel Víctor Fajardo nació en la ciudad de Ayacucho un 23 de Marzo de 1838.
Pues estaban frescas las hazañas guerreras de la independencia, cuyos relatos escuchaba de labios de su padre el coronel Manuel Fajardo que llegó con la expedición libertadora del generalísimo San Martín y que había derramado su sangre en los campos de Condorcunca (1824), donde cayó herido y trasladado a la ciudad de Huamanga, donde con el tiempo echó raíces.
Fajardo García de clara inteligencia y férrea voluntad cursó sus primeros años en el colegio Chincha.
Antes de cumplir los 15 años de edad ingresó al Instituto Militar en calidad de caballero cadete.
Pero fue en enero de 1854, cuando haciendo uso de la licencia para visitar a sus padres en Ayacucho, llegó hasta él la clarinada lanzada en Arequipa por el Mariscal don Ramón Castilla, contra el gobierno de Echenique.
Fajardo fue uno de los más entusiastas organizadores del batallón Ayacucho y se incorporó a él con el grado de Subteniente, acompañando a Castilla durante toda la campaña revolucionaria.
Peleó en Izcuchaca Junín, hasta llegar a Miraflores para preparar el asalto a la Capital de la República.
Pero su bautizo de sangre como guerrero lo recibe en la batalla de las Palmas.
En 1856 estando destacado en el Batallón Paucarpata sofoca una rebelión de vivanquistas y asciende a Teniente por orden expresa del Mariscal Castilla.
Meses después logra los galones de Capitán Graduado al aplastar otro levantamiento en Huanta y el 6 de marzo de 1858 el Mariscal Castilla le otorga el grado de Capitán Efectivo al demostrar desprecio por la vida en una arriesgada acción militar.

ECUADOR

Cuando el conflicto con el Ecuador, el Mariscal Castilla, que tenía un elevado concepto de Fajardo García, lo escogió para que lo acompañara durante la campaña que terminó con la ocupación de Guayaquil y el Tratado de Mapazingue.
Aquí se cuenta un episodio protagonizado por Fajardo García que se encontraba en un establecimiento comercial cuando entraron dos militares ecuatorianos bravucones y pidieron cigarrillos.
Los que al ser atendidos preguntaron si los cigarrillos eran peruanos y al contestarles que no, mirando a Fajardo que les observaba, uno de ellos dijo: “Está bien, porque los peruanos son demasiado flojos“. Fajardo al oír estas palabras se lanzó como una fiera, contra los atrevidos y los abofeteó.
Esta actitud provocó un lance con uno de ellos que era un espadachín famoso y que al ser ofendido de obra escogió como arma la espada.
Fajardo no dominaba la espada, pero tampoco pensaba caer abatido en el campo del honor, así que toda la noche se la pasó ensayando, hasta el día siguiente en que se presentó al lugar designado donde después de ofrecer una violenta lucha, derrotó a su adversario al que poniéndole la punta de su espada en el pecho exclamó: “Le regalo la vida”, a la vez que el derrotado que sólo esperaba la muerte sorprendido por la generosidad de Fajardo García dio un “Viva el Perú”.
Terminada la campaña del Ecuador Fajardo García pasa al Batallón Puno con el grado de Sargento Mayor.
Encontrándose como jefe instructor en la Provincia de La Mar se entera de acontecimientos provocados por la escuadra española del Almirante Pinzón. No está de acuerdo con el Tratado Vivanco-Pareja y apenas se entera que en Arequipa el Coronel Mariano Ignacio Prado se había levantado anulando el convenio, Fajardo corre a Ayacucho a organizar un cuerpo de Ejército: el Batallón Ayacucho, que después fue puesto bajo las órdenes del Coronel Andrés Recharte.
Termina la campaña de Prado y ocupa el poder con el título de Dictador y él Teniente Coronel, obtuvo en premio de sus servicios la efectividad de su clase con fecha 20-11-1865.
Luego es nombrado Subprefecto de La Mar, después pasó a ser Subprefecto de la Provincia de Chancay, de Huancayo y de Cangallo sucesivamente. Cuando es creada la provincia litoral de Huánuco, Fajardo García, es nombrado primer Prefecto, pero no puede hacerse cargo del puesto al ser llamado para servir como ayudante de campo del Presidente Mariano Ignacio Prado.
Después fue jefe del Batallón América, Jefe del Estado Mayor de la División Centro.

LA GUERRA CON CHILE

Sin embargo, es en la guerra con Chile que Fajardo García sube a la gloria conquistando los laureles de la inmortalidad.
El 27 de noviembre de 1879 lo encontramos en uno de los puestos de mando del Batallón Cazadores del Cuzco batiéndose heroicamente como un león hasta conseguir la victoria en la Batalla de Tarapacá.
Pero es en el cerro Intierco, llamado después Alto de la Alianza, en que Fajardo García, que había peleado durante todo el día, cae herido, pero en un supremo arrebato de valor exclama: “Adelante, mi anhelo es pasar la próxima revista como presente en la mansión de los héroes”.
En esa oportunidad Fajardo a pesar de estar herido siguió luchando, cubriendo la retirada de los sobrevivientes, hasta que una bala certera le destrozó el corazón. Y en el campo de batalla quedaron 3,150 soldados aliados muertos y 2,130 chilenos. El heroísmo de Fajardo García en esta acción memorable fue un sacrificio deliberado y consciente.
§

Anónimo dijo...

Buen dato. Quisiéramos saber el nombre del anónimo y conocer sus fuentes.
Atentamente
Guillermo Huyhua Quispe
http://provinciadefajardo.blogspot.com